Soberana se marchó hace unos días. Plácidamente, mientras dormía, inició su viaje hacia el otro lado del arco iris, dulce y silenciosa, como ella era. Nos ha dejado tristes, pero con la tranquilidad de haberle dado en sus últimos días paz, cuidados y una vida digna. Nuestra Sobe se ha marchado rodeada de amor y ahora su luz nos guía y nos ayuda en este agridulce camino. Hasta siempre preciosa.

Uso de cookies

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies