El destino nos ha cruzado con ella en el trágico momento en que un coche la atropellaba. Nadie ha sido capaz de valorar su vida, el resto de conductores la han dado por perdida o ignorado. Y hemos asistido impotentes a su sufrimiento y dolor, la sangre brotando de su boquita, sus ojos pidiendo ayuda.

Ahora está en el veterinario, donde la hemos traído con cierta esperanza. No sabemos qué ocurrirá, si saldrá adelante y podremos verla correr recuperada algún día.

Necesitaremos ayuda para los gastos de Bambi, pero sobre todo, mucha energía positiva, para que esta bebé de corzo se recupere y nos regale una mirada llena de vida, que borre su triste mirada de este trágico día. 

 

Pocas horas después fallecía en El Hospital Veterinario rodeada de atenciones y cariño.

 

 

Uso de cookies

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest