¡Freya adoptada!

Cuando la abandonaron la arrancaron el chip de cuajo y la quemaron la oreja para ocultar el sello de identificación del cazador que la tenía. Llegó con un miedo brutal y muy, muy delgada. Pero con amor y mucha dedicación consiguió curar sus heridas y superar sus miedos.

¡YA TIENE FAMILIA NUESTRA LUCHADORA! Muchas gracias a su hogar definitivo y también a Laura su casa de acogida.

Suscríbete a nuestro Boletín

* campo obligatorio

Haz un donativo

Hazte Teaming

AYÚDANOS A SEGUIR SALVANDO VIDAS

AYÚDANOS DIFUNDIENDO

Uso de cookies

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest